sábado, 23 de abril de 2016

Cuento infantil "Helede y su Lago Legendario"

Cuento infantil

"Helede y su Lago Legendario"

Hubo un tiempo de belleza, armonía y paz, el Lago Legendario que albergaba las aguas termales de su compañero el Volcano, allí en ese lugar de un paraíso de verdes y azules conjugados con los colores del arco iris, rodeados de montañas verdes olivo, vivía un pequeño ser llamado Helede, alegre, cantaba con los pájaros, su belleza era tan única, sus ojos azules y su piel blanca como la nieve; pero solo media 70 cm. usaba un sombrero que le cubría el rostro y le hacía ver más alto, también unos pantaloncillos que le cubrían hasta medio de la pierna, todo su atuendo era de color café oscuro. 

Helede vivía en una cueva de una montaña a la orilla del Lago Legendario rodeado de rocas mas grandes que él y de mucha vegetación, dentro de su casa tenía una sala muy confortable que limpiaba constantemente esperando algún día llegase una visita, ¿Visitas?, ¿Donde?, ¿Quienes?.
Nunca había sucedido tal cosa Helede vivía solo alrededor nadie existía solo él y el Lago Legendario.

Una fresca mañana Helede despertó a las 4 de la madrugada fue corriendo a ver a su amigo el Lago Legendario y le dijo muy emocionado, 

-!Hoy!,!Hoy vendrá visita! !Lo soñé, lo soñé y se que vendrá!-

- El Lago Legendario le contestó carraspeando,

-No sueñes Helede que por millones de años hemos estado solos tú y yo y el volcano que nos acompaña y aunque a veces molesto tira sus llamas es el único que nos ha acompañado, oh bueno y la Luna que se refleja en mi, así como el sol brilla también sobre mí. 

-Helede derramó una lagrima sobre el Lago Legendario, que se hizo unas ondas, suspirando Helede contestó.

-Pero yo lo soñé, soñé que venían unos seres parecidos a mí, yo sé, sé que vendrán.

-El Lago Legendario hizo una mueca de pesimismo y le dijo-

-Mejor vete a descansar es muy temprano para que andes por aquí-

A pocos días Helede caminaba cerca de su Lago Legendario y su Lago Legendario le dijo.

-Helede he tenido un sueño, soñé que venían unos seres que me golpeaban, me llenaban de basura, me contaminaban y yo moría. Helede prométeme que no me dejarás solo; tengo miedo de ese sueño-

-Helede le contestó- 

-No, no dejaré que eso te pase, haremos un pacto si alguien te lastima yo lo asustaré para que se vaya, se vaya lejos-

-Así será Helede y yo te cuidaré y te esconderé entre mis misteriosas aguas-

Pasaron los dias, años, y de pronto en el horizonte viendo al norte, se divisaban unas criaturas parecidos a Helede, eran unos pocos blancos como la leche y muchos que los seguían eran morenos como el atardecer con una diferencia a Helede, estas criaturas eran altos, muy altos a Helede, que Helede al verlos más cerca tuvo miedo y se escondió entre la maleza y desde alli los espiaba. 

De pronto estos seres se quedaron a la orilla del Lago Legendario  e hicieron sus casas alrededor, tomaron la tierra para sí, y comenzaron a multiplicarse, el Lago Legendario se sentía admirado por estas criaturas mostraba su esplendor, olvidando su temor, los seres parecidos a Helede se sumergían en sus aguas y el Lago Legendario se sentía acariciado por tan raras criaturas. 

Luego estos seres parecidos a Helede pero muy altos comenzaron a sacar peces del Lago Legendario y el Lago Legendario se sentía orgulloso de poder proveer alimentos a estos seres parecidos a Helede, de pronto estos seres parecidos a Helede empezaron a multiplicarse, a multiplicarse y a multiplicarse que empezaron a matar a los amigos fuertes grandes y verdes de Helede donde vivían sus pajaritos que cantaban con Helede, para hacer sus casas, sus edificios, sus fabricas, sus fuentes de alimentos y sus fuentes de comodidades.

Pero el Lago Legendario pronto empezó a toser, y Helede se acercó preguntadole-

¿Que tienes Mi Lago?

- El Lago Legendario, le dijo_

-El Río me ha traído sustancias fuertes que he tragado que me lastiman y me hacen sentir mal, me cuesta respirar y mis peces mueren, él dice que no es su culpa que los seres parecidos a tí se los vierten-

Helede llora, y le dice-Mi Lago es mi culpa yo deseaba visita y esos seres vinieron, los atraje y ahora agonizas, ¿Que puedo hacer?-

-No, no Helede no es tu culpa, es culpa de esos seres que me han engañado con sus falsas caricias al sumergirse en mis aguas, solo les importa ellos, ahora que ya no tengo alimentos para darles me desprecian, no les importa mi agonía-

-Como quisiera que estuviésemos solos como hace millones de años, cuando tu belleza era mi contemplación todas las mañanas, lamenta Helede llorando por su Lago Legendario. 

En alguna orilla de este Lago Legendario que agoniza se esconde una criatura tan hermosa que llora su Lago todas las mañanas.



Derechos reservados de Autor
M.C, Vásquez
23.04.2016
Guatemala, C.A.






































No hay comentarios.: