domingo, 12 de abril de 2015

Sexo y el criterio guatemalteco

Sexo y criterio guatemalteco

Guatemala, un país centroamericano tercer tercermundista con un alto porcentaje de analfabetismo en donde prevalece un alto porcentaje; también, (válgame la redundancia) de machismo en su pura conservación.

Aquí las mujeres que han sobresalido se les llaman, zorras, cabronas, etc.

Un alto lenguaje de improperios para una mujer que sale adelante en sus estudios, en su carrera, en sus empresas, en todo lo concerniente a la labor fuera de la casa u hogar o mejor dicho fuera de lo domestico.
Vivimos en una sociedad en donde sufrimos por una generación creada por nuestras madres y padres en donde el hombre es el único proveedor y por lo consiguiente el único que se puede llevar todos los méritos, en el ambiente rural prevalece mucho más esta idiosincrasia.

Desde los 15 años me di cuenta cómo es que las mujeres desde pequeñas las “entrenan” mentalmente para que en lo único que piensen es en conseguir “buen marido”, y ser buenas esposas.

Pero ¿dónde quedan tus sueños?, ¿Dónde quedan tus esperanzas de un mundo mejor? ¿Naciste solo para traer hijos, y criarlos? ¿Estas diseñada para que te encierren en una casa y esclavizarte teniendo tus hijos?, eran tantas preguntas que me rondaban en mi mente y no encontraba una respuesta, mis hermanas mayores una buscando y sintiéndose vieja porque pasaba los 20 años y la otra más atractiva con 18 ya embarazada, bueno sin contar a las vecinas de la cuadra las más bellas ya estaban embarazas, comprometidas o casadas entre los 15 a 20 años, bueno eso si con un sexto primaria, básicos o si bien le fue quizá hasta con 4to. O 5to. Diversificado, era raro saber que algunas habían terminado carrera y deseaban entrar a la universidad.

El hecho de no ser tan “atractiva” para muchos, con gafas, tímida y ratón de biblioteca hizo que defendiera  mi libertad y no cayera en el juego del que tienes que casarte, el cual me parecía obligatorio, tíos y tías del interior al ir de visita la pregunta oficial era ¿tenês novio? ¿Cuándo te vas a casar?, era tedioso responder, pues si decías que no, te tildaban y decían –pobre esta se va a quedar a vestir santos- y si decías que si – ¿Quién es y cuando se casan? Siempre me pareció molesto, bueno y mi mayor problema: ser tan sincera y directa y por lo consiguiente, sin tacto social para mis respuestas.
Claro esa forma de ser te trae pocos amigos y muchos enemigos, es su precio, pero como investigadora nata, me ha hecho adentrarme en la forma de pensar de mucha gente alrededor y por supuesto en la mentalidad del hombre y como decía una reconocida psicóloga internacional Nancy Álvarez -al hombre le hace falta re encontrarse para poder entender a la mujer de hoy-.Si esa mujer que nació entre la década del 70, muy pocas por supuesto, llena más la lista aquellas que nacieron en la década de los 80 y 90. Ya con programas en la televisión de una cultura norteamericana con maneras de pensar más liberales con menos tabúes y por lo consiguiente con menos culpas, hicieron de esta generación que no quisieran ir “en pañales de adolescencia” al matrimonio, bueno por lo menos las que tenían televisión y acceso a educación, sin embargo en un área rural prevalece hasta hoy día el concepto del matrimonio por edad, si pasas los 20 considérate vieja y te quedaras para vestir santos.

Cambiar estos conceptos culturales no es nada fácil, máximo en una población donde prevalece el analfabetismo y no me estoy refiriendo a un analfabetismo común en donde no se sabe leer ni escribir que eso también es mayor sino a un analfabetismo cultural en donde la gente cree que llegar a sexto primaria ya es suficiente y por lo consiguiente el deseo de leer es completamente nulo, hasta la prensa popular tiene menos contenido de letras y mayor contenido de imágenes grotescas.

La literatura ni siquiera tiene presencia pues si preguntas cosas como ¿Quién fue Miguel Ángel Asturias? Te dicen-ah es un edificio de la capital-
Interesante, ¿no? Esa es la realidad de nuestra Guatemala.

Espero me acompañes y me ayudes a cambiar estos comportamientos tan negativos para darles a nuestras hijas del milenio una mejor perspectiva de sí mismas y a nuestros hijos un cambio radical de mentalidad más acople a la mujer que recibirán.
Esta columna que espero llevar a cabo con todos los medios la llamo Sexo y el criterio guatemalteco quiero que veas como las guatemaltecas sufren el lenguaje soez de “machos sin cerebro” que se sienten heridos porque una mujer puede ser libre y hacer lo que se le pega en gana, quiero que veas como una mujer que decide ser soltera por unos años porque prefiere su carrera, negocio o trabajo, recibe calificativos poco halagadores y muy destructivos para su autoestima.

Sexo y el criterio guatemalteco tiene el propósito de adentrarse en esta cultura de machos cerrados de su mente que hacen sufrir a su contra parte femenina porque prevalece la misoginia en el inconsciente masculino, pues sufren el éxito de ésta y no les parece nada compensatorio sino competitivo su desempeño.

Y por supuesto exaltar a aquellos que sin duda alguna se han puesto a la altura de ellas aplaudiendo y empujando su éxito y sus talentos.

Un placer que me leas, nos vemos en el próximo artículo, espero me sigas.

Espero tus comentarios y la ayuda con tus historias, 

Cuéntame tu historia y la convertiré en una linda obra literaria.





No hay comentarios.: